Filosofía del Ministerio de Niños y Familia

Nuestro enfoque es proveer a niños con un entorno seguro, amoroso y emocionante donde puedan encontrar a Jesús, impactar a quienes los rodean y crecer para el futuro. 

 

"Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonarán". Proverbios 22:6

 

La Biblia explica que...

  • Los niños son un regalo de Dios (Salmo 127:3)

  • Debemos educar a nuestros hijos con la palabra de Dios (Deuteronomio 6:4-9; Salmo 78:4)

  • Los niños son el futuro (Proverbios 13:22; Mateo 18:1-5)

 

¿Por qué?

       Creemos que cada niño es importante y tiene la capacidad y el privilegio de aprender sobre la palabra de Dios. Al enseñar a los niños en su corta edad acerca de la palabra de Dios, los estamos salvando para toda una vida. Queremos formar niños ahora para que puedan convertirse en los grandes líderes cristianos de mañana. Jesús ama a los niños pequeños y nosotros también deberíamos. Queremos que tengan una relación profunda con Cristo, apliquen lo que aprenden a sus vidas, animarlos a que cuenten a otros acerca de Jesús en sus comunidades y en todo el mundo a través de misiones, y que mantengan la palabra en sus corazones para el futuro, sin ignorar ni diluir los principios bíblicos.

 

¿Cómo?

       Entrenaremos a líderes y voluntarios que ayudarán a los niños a tener una relación con Cristo. Lo lograremos al crear una atmósfera saludable, cariñosa, alegre y amable tan pronto cuando entren. Tendremos actividades divertidas, juegos dinámicos, adoración atractiva, oraciones significativas, oportunidades de misiones y enseñanzas vibrantes centradas en dirigir a los niños a una relación con Jesús. Los líderes y voluntarios serán ejemplo dentro y fuera de nuestras paredes. Los padres tienen el papel principal de discipular a sus hijos, y nuestro trabajo como ministerio de niños es acompañar y afirmar lo que padres/guardianes ya están haciendo a lo largo de la semana. Crearemos una relación con los padres, les atenderemos, los mantendremos informados y los alentaremos a discipular a sus hijos en la palabra de Dios.

 

"Padres, no hagan enojar a sus hijos por la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor. "Efesios 6:4

® 2020 COMUNIDAD CRISTIANA EMANUEL